La pintura italiana en Granada. Artistas y coleccionistas, originales y copias

Autor:
VVAA
Editorial:
Universidad de Granada
ISBN
9788433864192
Idioma
Español
Fecha de Publicación
2019
Nº de páginas
658
Formato
Rústica
Disponibilidad:
Consultar disponibilidad
55,00€

La presencia de pintura italiana en la ciudad de Granada y su provincia es un componente de su patrimonio artístico conocido solo de forma fragmentaria. El presente volumen aborda por primera vez el estudio de tal acervo de manera integral, desde la llegada de obras italianas a la Capilla Real con las donaciones de los Reyes Católicos hasta la constitución del Instituto Gómez-Moreno de la Fundación Rodríguez-Acosta en 1972. Al mismo tiempo, estudia con criterios actuales la estancia de artistas italianos en la ciudad y su territorio, comenzando con el polifacético Jacopo Florentino para seguir con el romano Julio de Aquiles y su enigmático compañero Alessandro Mayner, el genovés Antonio Semino, Girolamo Lucenti da Correggio, Girolamo Carminati de?Brambilla, el florentino Vicente Carducho, Pedro de Raxis el Granadino ?de ascendencia italiana? y ya en el siglo XIX, Andrea Giuliani Cosci. Junto con las obras consideradas como originales, se estudian también las numerosas copias presentes en Granada, algunas debidas a los pintores locales y otras hechas en la misma Italia, las cuáles reproducen creaciones célebres de artistas como Annibale Carracci, Guido Reni, Caravaggio o José de Ribera, entre muchos otros. A través de ellas, así como a través de ciertos originales hoy desaparecidos, se evoca cómo los integrantes de la escuela granadina de pintura hicieron
suyos algunos de los logros artísticos de los creadores italianos, proceso en el que también intervino activamente el grabado de reproducción. Desde esta óptica plural, el patrimonio pictórico de grandes conjuntos monumentales como la Catedral y la Basílica de San Juan de
Dios, o de instituciones como el Museo de Bellas Artes, cobra nuevo sentido, beneficiándose de atribuciones certeras y valoraciones objetivas de muchas de sus obras, así como de la reconstrucción de episodios de coleccionismo inéditos o poco conocidos que tuvieron la pintura italiana como objeto. Se evoca por igual un extraordinario conjunto de selectas obras hoy disperso, el que conformó la decoración de la iglesia del antiguo convento del Santo Ángel Custodio, llamado antaño ?El Escorial pequeño de Granada? en atención a su valioso patrimonio artístico.